Recién estrenada la temporada otoñal, nuestra vestimenta estival para realizar actividades en la naturaleza se “reconfigura”, aprovechando prendas que podemos usar todo el año y alguna propuesta adicional de equipación otoñal para protegernos mejor ante los imprevistos. Ésta es nuestra receta…

1) Mantener el sistema de tres capas estival, reforzándolo con prendas térmicas de peso medio-ligero. Eso equivale a decir que por debajo de +5ºC te interesará poner encima de tu jersey o chaqueta de forro polar un chaleco de pluma de espesor medio (si eres friolero) o uno fino sintético (tipo Primaloft de 80 gramos por metro cuadrado).

2) Revisa tu prenda más importante, que es ni más ni menos que la tercera capa. Chaquetas impermeables con columnas de agua inferiores a 10.000 milímetros no soportarán tormentas o lluvias continuadas de varias horas. Tampoco si tienen una columna de agua superior pero han sido usadas intensamente durante más de 5 años (las membranas e inducciones sufren). Ojo a las prendas cortaviento para correr o bicicleta, no son impermeables, sólo resistentes al agua (columnas de agua que oscilan entre los 300 y los 700 milímetros).

3) Los días de muy mal tiempo deja el Softshell en casa, transpirará mal si le superpones una chaqueta impermeable y te toca subir una cuesta con una mochila, por pequeña o ligera que sea.

4) No está de más un paraguas con varilla reforzadas antiviento y un pantalón chubasquero ligero, impermeable y transpirable, de los que abultan muy poco y pesan menos de 300 gramos, prenda que entra dentro de la equipación otoñal. Caben perfectamente en la seta de cualquier mochila.

5) Si caminas con bastones y hay un viento frío o llueve por debajo de los +7/+8ºC es agradable llevar un guante fino tipo Windstopper.

6) Un pañuelo o cuellera elástica de poliamida, en su versión fina, puede protegerte cuello o cara, y respirar a través de él si te pilla una nevada temprana o ventisca.

7) Y lo más importante: no te dejes en casa el teléfono móvil, la linterna frontal, tener en cuenta que se hace de noche más pronto.

Suerte y a disfrutar del otoño.